martes, 20 de julio de 2021

Las camas de las habitaciones en la Villa Olímpica de Tokio 2020

 Las camas de las habitaciones en la Villa Olímpica de Tokio 2020 podrán no ser resistentes para tener relaciones sexuales, pero sí para saltar sobre ellas.

Después del alboroto causado entre los deportistas por el exhorto de los organizadores de los Juegos Olímpicos y autoridades de la Villa de abstenerse de tener sexo durante en su estancia en el lugar para evitar el contacto físico al máximo como medida de prevención para no contagiarse de Covid-19, y corriera la versión de que las camas no aguantarían a dos personas, varios deportistas se dieron a la tarea de probar dicho mueble.

El pesista mexicano Jorge Cárdenas, el gimnasta irlandés Rhys Mcclenaghan y la jugadora de softbol tricolor Stefanía Aradillas postearon en sus redes sociales cómo las camas no son tan frágiles como supuestamente se advirtió.

Mientras Cárdenas se lanzó hacia la cama, Mcclenaghan se puso a brincar sobre ella y Aradillas mostró su base, demostrando ambos que dicho mueble hecho de material reciclado, principalmente cartón, soporta suficiente peso.

Desde fines de 2019 se anunció que las camas serían lo suficientemente resistentes para aguantar hasta 200 kilos que es el preso promedio de algunos de los deportistas más pesados que compiten en unos Juegos Olímpicos.