lunes, 14 de junio de 2021

Una exhibición, doblete incluido, del delantero Patrik Schick

 Una exhibición, doblete incluido, del delantero Patrik Schick, afeó el retorno a un gran torneo de Escocia y propició el primer triunfo de la República Checa en la Eurocopa, abrillantado con un gol escandaloso, postulado ya como uno de los mejores de la competición.

El delantero del Bayer Leverkusen recogió un rebote, un balón perdido por el conjunto escocés y, desde el medio del campo, desde casi 50 metros, ejecutó un tiro fuerte, potente, preciso y colocado que dejó en evidencia al meta local David Marshall, adelantado, fuera del arco. Un lanzamiento perfecto, imposible para el portero del Derby County.

Solo han transcurrido cuatro días desde el arranque de la competición, unos pocos partidos, y el segundo tanto de Schick ya asoma como el más sobresaliente. Difícil contemplar uno similar en lo que resta de Eurocopa.

Las ocasiones iban de área a área. Sin remisión, sin descanso. Hasta que llegó la obra de arte de Schick y su golazo desde el centro del campo.

La República Checa ensanchó su ventaja pero no aminoró el empuje de Escocia que arrinconó a su rival y que sometió a Vaclik, airoso y sobresaliente en cada ocasión.

Clarke buscó soluciones en el banquillo. Todo con pinta de ataque en su reserva saltó al campo. No dio resultado. Pudo marcar. Lo mereció en alguna ocasión. Pero careció de puntería ante un adversario cómodo sobre el campo, con las ideas claras y con la puntería de Schick, que desequilibró el partido, marcó la diferencia. Su exhibición acerca a la República Checa a la segunda fase.