jueves, 17 de junio de 2021

La estrella danesa Christian Eriksen, víctima de una paro cardíaco el sábado

 La estrella danesa Christian Eriksen, víctima de una paro cardíaco el sábado en el partido contra Finlandia de la Eurocopa, necesitará que se le implante un desfibrilador bajo la piel para regular su ritmo cardíaco, anunció este jueves la Federación Danesa de Futbol (DBU), a horas del partido contra Bélgica en el que se homenajeará al jugador.

La federación no dio ninguna información sobre las consecuencias que tendrá llevar este desfibrilador en la carrera del jugador de 29 años del Inter de Milán, apelando a “dejar en paz” a él y a su familia.

Aunque la medida podría parecer una mala noticia, otros futbolistas como el holandés Daley Blind pudieron continuar con sus carreras después de haberles implantado un desfibrilador parecido, que permite controlar y regular el ritmo cardíaco.

Sin embargo, para el cardiólogo Jérémy Descoux, las opciones para el jugador son escasas.

Es una recuperación de muerte súbita (…) en general, es una contraindicación proseguir con una actividad deportiva en competición”, explicó a la AFP.

El sábado, en el tramo final del primer tiempo del partido Dinamarca-Finlandia, Eriksen se desplomó brutalmente sobre el césped, con la mirada perdida.

Devuelto a la vida después de un masaje cardíaco y tras el uso de un desfibrilador, recuperó el conocimiento luego de largos minutos de angustia entre sus familiares, compañeros y los 16 mil testigos directos, antes de ser trasladado al hospital.

El martes, el jugador colgó en las redes sociales una foto suya, con signos de cansancio en el rostro, pero sonriente, explicando que estaba “bien dentro de las circunstancias”. Pero el cuerpo técnico danés se mostró parco en palabras para referirse a su estado de salud.