sábado, 12 de junio de 2021

Bélgica fue la primera selección en clasificarse para la Eurocopa

 Bélgica fue la primera selección en clasificarse para la Eurocopa, marcó 40 goles en diez partidos, mantiene el bloque de los últimos grandes torneos y está trabajada de maravilla por el catalán Roberto Martínez. Es la número uno del mundo en el escalafón de la FIFA desde hace casi tres años y demostró su condición de favorita en su puesta en escena ante una Rusia endeble en todas sus líneas, sin fuste para plantar cara a unos ‘diablos rojos’ que la sometieron en la báltica e imperial San Petersburgo, antigua Leningrado desde la victoria bolchevique hasta la desmembración de la Unión Soviética.

Fiesta belga en la segunda ciudad rusa más importante, conocida como la ‘Venecia del Norte’ por sus canales, que vive somo si el coronavirus hubiera quedado como un recuerdo lejano, a pesar de que este país es uno de los más golpeados por la pandemia. «¡Por favor, lleven sus mascarillas!», reza una consigna en el metro de San Petersburgo que apenas la mitad de la población cumple. En el mejor de los casos, muchos de sus ciudadanos la portan bajo el mentón o en el bolsillo.

3 Bélgica

Courtois, Alderweireld, Boyata, Vertonghen (Vermaelen, min. 76), Castagne (Meunier, min. 27), Den Doncker, T. Hazard, Carrasco (Praet, min. 77), Lukaku y Mertens (Eden Hazard, min. 72).

0 Rusia

Shunin, Fernandes, Semenov, Dzhikiya, Zhirkov (Karavaev, min. 43), Ozdoev, Barinov (Diveev, min. 46), Zobnin (Mukhin. 63), Golovin, Kuzyaev (Cheryshev, min. 30, Miranchuk, min. 63) y Dzyuba.

GOLES:
1-0: min. 10, Lukaku. 2-0: min. 34, Meunier. 3-0: min. 88, Lukaku.
Árbitro:
Mateu Lahoz (España).
Incidencias:
Partido de la primera jornada del gruop B, disputado en el estadio Krestovski de San Petersburgo.

Pero volvamos a lo que toca. Gracias a sus múltiples registros, a funcionar tan sicronizada como un equipo y a las facilidades de su rival, un flan atrás, no requirió hacer ninguna exhibición una de las semifinalistas en el último Mundial para lograr una victoria plácida. Tampoco precisó del concurso de sus dos estrellas, De Bruyne y Eden Hazard, que jugó solo los últimos 20 minutos, con el trámite ya resuelto. El versátil atacante del City llegó muy al límite al torneo y al madridista se le espera en una versión aceptable. Su ausencia en el once ya no es noticia, igual que ocurre en el Real Madrid. Reapareció en el reciente amistoso ante Croacia para jugar diez minutos e ir cogiendo sensaciones, ya que no disfrutaba de un choque oficial con su país desde el 19 de noviembre de 2019.

Se le puso la noche enseguida muy de cara a los belgas. Intervino por vez primera Mertens, referente ofensivo del Nápoles, erró de forma clamorosa en el despeje Semenov y Lukaku no perdonó con la izquierda. Estaba en claro fuera de juego el ariete del Inter, que le dedicó el gol a su compañero Christian Eriksen, pero tanto el asistente de Mateu Lahoz como Hernández Hernández en el VAR interpretaron que se encontraba habilitado porque el central del modesto Akhmat checheno intentó jugar el balón. En el fútbol de antaño, ‘offside’ porque había posición más influencia.

Enorme diferencia

Lejos de recuperar la autoestima, al cuadro del general Stanislav Cherchesov, que hace tres años con un bloque muy similar eliminó a España en el primer cruce de la pasada Copa del Mundo, le invadieron las dudas. Y encajó el segundo a la media hora fruto de otro error impropio de ese nivel. Centró con suma facilidad Thorgan Hazard y el portero Shunin asistió de forma incomprensible a Meunier, que acababa de entrar al campo y pasaba por allí.

Sin emoción por la enorme diferencia de los contendientes, que ya se midieron en la fase de clasificación a la Eurocopa con dos victorias belgas, en el último duelo de la segunda jornada también se produjo otro sobresalto, una nimiedad con lo ocurrido con Eriksen en el Dinamarca-Finlandia. Tremendo golpe con sus cabezas de Castagne y Kuzyaev, que tuvieron que ser reemplazados con heridas de guerra.

Cambiaron tras el descanso a defensa de tres los locales, visitantes sin embargo en el orden establecido por la UEFA, igual que ocurrió en el Turquía-Italia inaugural en Roma. Mejoraron en juego y en actitud pero no tanto como para poner en apuros a los belgas y exigir a Courtois. Mala noche para el valencianista Cheryshev, sustituto a la media hora del compañero lesionado y reemplazado a media hora del final. A falta de más noticias de calado, quedaban 20 minutitos para observar a Hazard. Se ofreció, se probó con gambeteos y vistosos caracoleos sin aparente miedo, pero su brazalete de capitán apareció por zonas intrascendentes. Dio tiempo aún para que Lukaku ampliase la renta con un doblete. A los ‘diablos’ ya les espera Dinamarca el próximo jueves. Lo más inquietante, las dolencias de Castagne, zaguero del Leicester, y Vertonghen, central del Benfica.