miércoles, 26 de mayo de 2021

Miles de aficionados al fútbol australiano recibieron la orden de aislarse

 Miles de aficionados al fútbol australiano recibieron la orden de aislarse y someterse a un test de diagnóstico de Covid-19 después de que una persona que asistió a un encuentro en Melbourne diera positivo.

La segunda mayor ciudad de Australia trata de contener un foco que ha registrado hasta ahora 15 casos. Entre ellos, una persona que estuvo el domingo en un partido al que asistieron unas 23 mil personas.

La Liga de Fútbol Australiana (AFL) informó que miles de aficionados, sentados cerca de la persona que dio positivo, deben aislarse hasta que les den los resultados de las pruebas.

Al mismo tiempo, las autoridades australianas analizan las imágenes de las cámaras de seguridad para ver si otras personas podrían verse afectadas.

El estadio donde se celebró el encuentro forma parte de los numerosos lugares en Melbourne frecuentados por personas que han dado positivo.

Las autoridades han lanzado una carrera contra el reloj para hacer pruebas al mayor número de personas en esta ciudad de 5 millones de habitantes, que estuvo cuatro meses confinada el año pasado asestando un duro golpe a la economía.

Estamos preocupados por el número y el tipo de lugar afectado. Las próximas 24 horas serán cruciales si tenemos que adoptar nuevas medidas”, declaró James Merlino, primer ministro en funciones del estado de Victoria.

El martes, se volvió a limitar el número de personas que pueden congregarse y se hizo obligatoria la mascarilla, mientras Nueva Zelanda suspendió la “burbuja” aérea con este estado australiano.

Se trata de los primeros contagios locales registrados en los últimos tres meses en Melbourne y estarían vinculados a un hotel donde hacen cuarentena los viajeros procedentes del extranjero.

Australia ha registrado pocos casos de Covid-19 en comparación con otros países gracias al cierre drástico de sus fronteras.

La campaña de vacunación ha tenido unos inicios lentos con solo 3,7 millones de dosis administradas en una población de 25 millones.

Desde el inicio de la pandemia el país ha registrado menos de 30 mil casos y un millar de muertos