miércoles, 5 de mayo de 2021

Diego Garijo, peleador mexicano de MMA

 Diego Garijo, peleador mexicano de MMA, es originario de Guanajuato pero desde muy pequeño se fue a vivir a San Diego, California, donde no tuvo una buena adolescencia tras cumplir varias sentencias a prisión, motivo por el cual se refugió en las artes marciales mixtas, el boxeo a puño limpio y jiu-jitsu; además de su amor por estos deportes, por ‘las noches’ se sumerge en el mundo del drag, otra de sus grandes pasiones.

Fue en 2006 cuando Garijo decidió debutar en las artes marciales mixtas, donde consiguió solo siete victorias debido a que no pudo continuar tras sufrir el desprendimiento de una retina en 2012, pese a ello, Dos Pistolas – como era conocido en los octágonos – no se alejó de los deportes de contacto y en 2018 decidió practicar boxeo a puño limpio, disciplina en la que tiene un triunfo y una derrota.

Cuando peleo, todos los problemas desaparecen; lo único que importa es ganar la pelea. Me encanta luchar, probablemente me arriesgaría a quedarme ciego para seguir luchando”, mencionó el peleador para Vice.

Y aunque se podría que los deportes de contacto estarían peleados con el mundo drag, no es verdad y así lo demuestra Lola Pistola, nombre bajo el que es conocido Diego en su otra afición.

Las artes marciales nos muestran la belleza de los humanos que superan una gran resistencia. El drag consiste en superar la masculinidad tóxica. La gente trans de color en particular está entre las personas más oprimidas y tienen tasas de suicidio muy altas. Deberían ser apoyadas en vez de marginalizadas”.

​¿Cómo se adentró Diego Garijo en el mundo drag?

Dos Pistolas explicó que no vivía muy alejado de este tema, pues recordó en entrevista para Vice que tiene una foto de cuando era niño con el brasier y las “bragas” de su mamá, quien lo crió sola además de tener primos gays, “así que no estuve expuesto a muchos estereotipos masculinos tradicionales”.

Sin embargo, Diego Garijo comenzó a sentir atracción por el drag tras un curso de inteligencia emocional, donde les pidieron salir de su zona de confort, fue en ese momento que esta palabra se le vino a la mente y decidió adentrarse de lleno a este mundo, por lo que tomó clases de baile, se depiló las piernas, aprendió a caminar en tacones y hasta se perforó las orejas, hubo personas que le ayudaron con la vestimenta.

Lola Pistola recordó la primera vez que participó en un concurso amateur de drag queens, en el cual quedó en el segundo lugar, pero el ganador decidió compartir el premio con él porque consideró que estaba mejor producido.

Diego Garijo se dijo sorprendido por todas las muestras de cariño que recibe del mundo drag, de la comunidad LGBT+ y de peleadores, pues “quizás ellos también esconden algo de sí mismos que les gustaría sacar a la luz más. Todo el mundo tiene secretos, es normal”.

¿Qué es el drag?

La palabra drag es un acrónimo de dressed as a girl, que traducido al español significa vestido como mujer, por lo que la cultura drag es una representación de masculinidad, feminidad u otras formas de expresión de género.

Drag queen es una expresión artística y de entretenimiento en el que un hombre se viste como mujer exagerando las características femeninas para dar espectáculo.

Y como lo explicó Daniel Garijo tras ser cuestionado sobre si era gay por vestirse como drag queen es que la gente “no entiende que la feminidad y la sexualidad son cosas completamente diferentes”, pues cualquier persona puede caracterizarse.