sábado, 15 de mayo de 2021

demostrando un sólido compromiso de precautelar la salud

 La Confederación Sudamericana de Futbol (CONMEBOL) anunció que comenzó la vacunación “masiva” de los jugadores del futbol sudamericano para una disputa “segura” de la Copa América, además de confirmar que el Estadio Centenario de Montevideo acogerá las finales de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana 2021.

“Bajo la gestión del presidente Domínguez, la CONMEBOL obtuvo las vacunas de inmunización del COVID-19 y ha comenzado la aplicación masiva a todos los componentes del futbol sudamericano, demostrando un sólido compromiso de precautelar la salud”, anunció el organismo.

El presidente de la CONMEBOL, el paraguayo Alejandro Domínguez, explicó que han tocado “varias puertas” buscando “una mejor seguridad sanitaria para todos” los participantes del certamen continental, que se disputará del 13 junio al 10 de julio en ciudades de Argentina y Colombia.

“Hoy podemos decir que lo hemos conseguido y somos la única organización civil en el mundo que consiguió un lote de las vacunas para nuestros jugadores, jugadoras, cuerpo técnico y colaboradores”, indicó.

Por otra parte, el organismo confirmó que el Estadio Centenario de Montevideo acogerá tanto la final de la Copa Libertadores, que se celebrará el 20 de noviembre, como la de la Copa Sudamericana 2021, el 6 de noviembre. Además, ambas se celebrarán con público, con un número variable de espectadores dependiendo de la situación de la pandemia de coronavirus en Uruguay en ese momento.

La mayoría de la población uruguaya debería estar vacunada antes de julio. El estadio albergará la final como parte del impulso de la candidatura conjunta de Argentina, Paraguay y Chile para albergar el Mundial 2030.

Perú no se vacuna

El Ministerio de Salud de Perú confirmó que la Selección de este país no se vacunará, ya que la Conmebol no obliga a las delegaciones a inmunizarse. El organismo iba a mandar 500 dosis de Sinovac, fármaco que no tiene registro en el país sudamericano.

En cambio, el Gobierno peruano decidió utilizar 500 dosis de Pfizer para los 50 jugadores de la prelista y el cuerpo técnico, lo que generó indignación en la población, ya que es una delegación de apenas 75 integrantes y las personas en vulnerabilidad podrían verse beneficiadas por esas vacunas.