viernes, 14 de mayo de 2021

Al América se le fue la luz, en el arranque de la Liguilla.

 Al América se le fue la luz, en el arranque de la Liguilla.

En un partido que se suspendió cuatro minutos por el apagón en un sector del Estadio Hidalgo, las Águilas cayeron 3-1 contra el Pachuca.

Los Tuzos, con goles de Érick Aguirre, Felipe Pardo y Luis Chávez, pegaron primero, pese a la reacción de las Águilas con el tanto de Leonardo Suárez.

Al 81′, al América se le hizo aún más de noche con la expulsión de uno de sus mejores jugadores del torneo, Pedro Aquino, por una plancha sobre Jorge Hernández.

Se le hizo de noche al América porque otra vez sufrió en el balón parado, como pocas veces se ha visto en la era de Solari. En tres ocasiones perdió la marca, en una de ellas Óscar Murillo mandó el balón al travesaño y otra acabó en el gol de Érick Aguirre, quien le ganó la marca a Sebastián Cáceres en un tiro de esquina.

 

Otra vez anduvo muy insistente Leo Suárez, con desborde, asociaciones eléctricas y tiros de media distancia, en uno de los cuales venció a Óscar Ustari, a quien le faltó firmeza en las manos para desviar el esférico. Era el 45’+2′, segundos antes del descanso, y el gol fue un mazazo para los locales.

Las Águilas inquietaron a los Tuzos al arranque del complemento, quizá si Jorge Sánchez hubiera estado más fino con la pierna izquierda, el guion del partido sería otro. No ocurrió eso, pero sí los cambios de Paulo Pezzolano que pronto habrían de darle resultado. Romario Ibarra ingresó para jugar por el sector derecho, por lo cual Pardo se recorrió al otro sector. Ibarra mandó aquel centro, en el que Roberto de la Rosa desvió el balón lo suficiente para la llegada de Felipe, cuyo trallazo impidió cualquier reacción de Ochoa.

Vino el apagón, la expulsión, el reordenamiento del América, y para cerrar la noche, hasta la ayuda del árbitro Eduardo Galván al Pachuca, ya que bloqueó un centro de Roger Martínez, cual defensa de los Tuzos. El gol de Luis Chávez, al 93′, puede darle aún más pesadillas a las Águilas.

El cuadro azulcrema salió dañado del Estadio Hidalgo, pero que sigue con vida de cara a la vuelta de los Cuartos de Final el próximo domingo, con la obligación de ganar 2-0, 3-1 o por al menos tres goles para ser uno de los semifinalistas