jueves, 1 de abril de 2021

El club tomó una medida severa y sancionó a tres de sus jugadores,

 La Juventus de Turín vive momentos complicados en lo futbolístico, eliminados de Champions League y lejos del título de la Serie A, pero los problemas no solo se hacen presentes en la cancha, sino que fuera de ella se han generado polémicas en torno a los jugadores.

El club tomó una medida severa y sancionó a tres de sus jugadores, los cuales asistieron a una fiesta sin respetar las medidas sanitarias, por lo que la policía tuvo que irrumpir para tomar cartas en el asunto.

De acuerdo a medios italianos, Weston McKennie organizó una fiesta en su casa, donde asistieron Paulo Dybala y Arthur, además de otras 20 personas, lo cual está prohibido en la actualidad por la pandemia de coronavirus.

Además de no haber respetar el toque de queda, el ruido fue tan alto que los vecinos tuvieron que llamar a la policía para detener la fiesta, lo que provocó que todos los presentes se hicieran acreedor a una multa por no respetar las indicaciones gubernamentales.

Por su parte, la Juventus al enterarse de lo sucedido optó por sancionar económicamente a los tres jugadores, aunque no recibirán ningún castigo deportivo.

Horas después del escándalo, Dybala pidió perdón a través de sus redes sociales.

" En un momento tan difícil hubiera sido mejor no equivocarme con el covid, pero lo hice al salir a cenar. No fue una fiesta, pero me equivoqué de todos modos y me disculpo", escribió Paulo en una historia de Instagram.

Con información de Diario Olé