miércoles, 14 de abril de 2021

Después de eso, solo perdió tres encuentros

 Con la victoria de 3-1 sobre Pachuca, el Puebla llegó a 23 puntos y cerró la jornada 14 en la cuarta posición, que todavía da un boleto directo a Liguilla. La Franja ha sorprendido en este torneo de la mano de un joven entrenador, Nicolás Larcamón, quien le ha dado orden y solidez a un conjunto histórico, pero que por años ha sufrido incluso para permanecer en el máximo circuito.

El conjunto camotero arrancó el Guardianes 2021 con dos resultados importantes. El primero, fue un empate a un gol frente a las Chivas, un equipo que siempre resulta incómodo. En la siguiente jornada sacó tres puntos al imponerse 1-0 al Cruz Azul, éste último hoy es líder de la competencia.

Después de eso, solo perdió tres encuentros, frente a Xolos, América y Atlas. En el resto de los encuentros, el cuadro poblano ha sido contundente en los momentos ideales, como la victoria de 4-0 ante Juárez, 2-1 frente a León, 3-1 ante Mazatlán y 3-1 frente a Pachuca.

No cabe duda que hay que destacar el trabajo del entrenador más joven de la Liga con 36 años de edad. Larcamón había dirigido a cuatro equipos antes que al Puebla, al Deportivo Anzoátegui en Venezuela, al Antofagasta, al Huachipato y al Curicó Unido, estos tres de Chile. Debido a esa corta trayectoria, pocos confiaron en que podía sorprender en la Liga Mx.

Además, los jugadores con los que cuenta el Puebla, en su mayoría, son elementos que no habían tenido fortuna en otros conjuntos, como el caso de Maximiliano Perg, Jesús Maganoni, Diego de Buen, Salvador Reyes o Amaury Escoto.

" Lo ha dicho bien Larcamón, hoy Puebla es un equipo incómodo: “Lo que pasa es que somos recontra rompehuevos, a todos los equipos les incomoda jugar contra nosotros. Cuando el equipo tiene respuesta, choca, mete, genera tensión”.

Habrá que ver hasta dónde llega el conjunto poblano en esta temporada, si es que mantiene esa regularidad hasta las instancias finales, y claro, incluso si vemos este rostro para la siguiente temporada, porque en la historia del futbol mexicano, varios conjuntos han sorprendido con un buen paso, pero en un solo torneo y en fase regular.