sábado, 20 de marzo de 2021

Necaxa se revolucionó y eso le bastó para romper una racha de nueve encuentros sin victoria.

 Necaxa se revolucionó y eso le bastó para romper una racha de nueve encuentros sin victoria.

En el regreso de Guillermo Vázquez al banquillo rojiblanco, los Rayos dominaron el encuentro y tuvieron su recompensa en el último suspiro del partido, para vencer 1-0 a los Bravos, que lucieron con pocas ideas en el debut del técnico Alfonso Sosa.

El Necaxa borró a la visita en la primera mitad. Juárez ni se acercó a la puerta del cuadro hidrocálido, que manejó la pelota y de forma increíble no se fue al entretiempo con la ventaja en el marcador.

Maxi Salas fue el más insistente, pero erró un cabezazo claro en el área chica y después no definió bien una jugada en la que se había quitado al arquero, y disparó desviado.

La más clara de los Rayos llegó al 39' en los botines de Alejandro Zendejas, quien se coló al área y encontró una pelota que no le quedó cómoda, por lo que su disparo se fue al travesaño.

En el complemento, el peligro volvió hasta el 64' en un par de jugadas en las que Martín Barragán, quien salió abucheado al 71', buscó el arco, pero no pudo superar a Iván Vázquez Mellado.

Juárez pudo tomar ventaja a 10 minutos del final con un penal que el árbitro pitó por una mano de Jair Pereira, pero el ariete Darío Lezcano lo cobró con soberbia y lo voló.

En tiempo de compensación, los Rayos se encontraron con una pelota en el área chica, misma que Ian González, que arrancó en la banca, mandó a la red.

El Necaxa llegó a 10 unidades para colocarse en el sitio 16 de la tabla, mandando a los fronterizos al sótano con nueve.