lunes, 8 de marzo de 2021

el mejor que ha vivido durante la pandemia.

 Un virus mortal que ronda por todos los rincones enfrentó a una pasión que se mantuvo confinada durante 357 días, y el grito de “¡Santos!, ¡Santos!” salió victorioso; el Territorio Santos Modelo está de regreso, volvió a encenderse, revivió de su coma inducido por la pandemia.

Nervios, muchos, la gente lució atónita con cada paso que dio rumbo al filtro sanitario que los puso casa vez más cerca de pisar su segunda casa, fue como reencontrarse con aquel viejo amor que nunca se fue, pero que estuvo ausente por razones muy poderosas.
Leonarda López fue un ejemplo de ello, señora considerada población de riesgo que no había salido del confinamiento, más que en par de ocasiones, la tercera fue la vencida y lo hizo para reencontrarse con sus Guerreros, un momento que consideró el mejor que ha vivido durante la pandemia.

Las sonrisas cubiertas por los cubrebocas, pero en los ojos se reveló la emoción de sentarse una vez más en las gradas verdes pese al riesgo, el Covid-19 no importó cuando se trata de ver la de gajos rodar otra vez tras la larga espera.

La afición dio el ejemplo, todos cubriendo nariz y boca, pasando por los filtros, atendiendo el llamado de las autoridades para realizar un ingreso seguro al estadio. Pero nunca falta el desobediente que se cree más fuerte que un virus, descubriendo su rostro para la foto del recuerdo o sencillamente porque le dio la gana.

Sonó la ocarina del árbitro y el cielo lagunero se iluminó otra vez, las calles resonaron con el grito de “¡Santos!, ¡Santos!”, y el corazón albiverde volvió a latir con el regreso de sus fieles a la Casa del Dolor Ajeno.

Los cánticos de la afición se extrañaron y por momentos se percibió un ambiente de ópera u obra de teatro, ruidos disimulados y un silencio que se logró escuchar, hasta las mentadas de madre eran más claras por lo calmado del panorama.

Pero al 37’ llegó el estallido de emociones y el reencuentro más hermoso que se ha dado en esta pandemia, el gol, Santiago Muñoz movió las redes y la afición alzó un grito que ni el cubrebocas, ni el riesgo de contagio ni el nervio de llevar el virus a casa pudo callar.
Otero puso el segundo con un riflazo que se clavó en la escuadra ante un Necaxa alicaído que no vio la suya. Gorriarán dictó sentencia y Santos cumplió, ganó como lo hizo aquel 15 de marzo del 2020, último partido con público en el TSM antes del arribo del virus, curiosamente frente al mismo rival en la misma jornada.

El corazón lagunero revivió de su letargo, bajo una nueva normalidad y frente a una crisis sanitaria mundial, la seguridad del Territorio Santos Modelo dependerá de quien lo visite, pero quedó en claro que la pasión puede más que un virus mortal.

 

Las medidas

Usar siempre cubrebocas en toda su estancia.
Conservar distancia y mantenerse en su lugar.
Evitar permanecer en explanadas y/o grupos.
Prohibido ingreso de artículos de mano: mochila, banderas, instrumentos, bolsas, etc.
Lavar manos constantemente y uso de gel antibacterial.
No fumar ni usar cigarros electrónicos o escupir.
Respetar el protocolo de desalojo, permitiendo salgan primero las filas más cercanas a las explanadas.
Al finalizar evitar reuniones en el estacionamiento.
Salir del inmueble lo antes posible.

 

Desolado

El área de sombra fue la parte que menos afición tuvo; algunos consideraron caros los boletos.

 

Muestra

Este programa piloto en Torreón pudiera implementarse en los demás estadios de deporte profesional, como Saltillo, Acereros y Algodoneros.

 

Ingreso

Al entrar se aplicó gel antibacterial y se tomó temperatura. En caso de estar a más de 37.5 grados se regresó al aficionado.