jueves, 18 de marzo de 2021

El Barcelona vivió momentos de drama en los últimos

 El Barcelona vivió momentos de drama en los últimos días ante la falta de aval de Joan Laporta para ser investido como presidente blaugrana, ya que además de estar obligados a convocar nuevas elecciones si no cumplían con este requisito también habían recibido amenazas del presidente de LaLiga, Javier Tebas, para descender al club.

El candidato presidencial Toni Freixa reveló que les explicaron en precampaña que si el mandatario electo no presentaba los avales económicos que requiere la Liga española, en el organismo tomarían la decisión de mandar al cuadro blaugrana a Segunda División.

Freixa publicó un hilo en Twitter donde da a conocer las amenazas y de lo obsoleto que considera el tener de presentar un aval ante la Liga.

“Ahora que ya tenemos presidente y junta directiva, hago algunas reflexiones sobre el aval:

"Es una gran tontería que para ser directivo de un club, se deba responder personalmente y de forma objetiva, los resultados de la gestión. No ocurre en ningún otro sector de actividad.

"Aunque es más tontería que esta responsabilidad se deba garantizar con un aval bancario del 15% del presupuesto de gasto. Esto viene de una norma de hace más de 30 años, cuando los clubes tenían presupuestos cien veces más bajos.

"(…) Mantuve entonces una segunda reunión con LaLiga, ya en precampaña, en la que informé de esta circunstancia a su secretario general, Carlos del Campo. Cuando en Madrid les dices que tenemos normativa propia no les gusta, pero es así.

"La respuesta de LaLiga, en concreto de Javier Tebas, a Carles Tusquets no se hizo esperar: ‘Si permites la toma de posesión del nuevo presidente sin haber depositado el aval, bajaré al Barça a Segunda División’. Esto es lo que Carles Tusquets nos explicó a los tres candidatos.

"Dicho esto, espero que se trabaje ahora para suprimir este aval, que no sólo es antidemocrático y distorsiona la gestión, sino que estos días ha sido motivo de comentarios injustos y oportunistas contra la candidatura ganadora de las elecciones”, publicó.

Laporta estuvo cerca de no ser presidente del cuadro culé al dificultársele conseguir los 124 millones de euros, mismos que pudo comprobar ante notario en la madrugada del miércoles y con ello fue investido como mandatario el equipo.